viernes, 8 de agosto de 2014

STANCO, de Germán Favier (De Los Cuatro Vientos)

Título: Stanco
Autor: Germán Favier
Editor: De Los Cuatro Vientos (Buenos Aires)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 2014-06
Extensión: 104 p. ; 14x20 cm.
ISBN: 978-987-08-0951-7
Estructura: 19 capítulos, 2 anexos
Información sobre impresión:
Este libro se terminó de imprimir en Modelo para Armar en el mes de mayo de 2014
Luis Sáenz Peña 647 C.A.B.A.
Buenos Aires - Argentina


Información de contracubierta:
Ninguno de los narcotraficantes se imaginó que un hombre solo se enfrentará a todos para rescatar a una mujer
 
Información de solapas:
Germán Favier nació en Buenos Aires, Capital Federal en 1976. Aún en la escuela primaria, formó parte del staff del diario Prensa Libre, de Tierra del Fuego, donde se podía leer la tira diaria que escribía e ilustraba, llamada “Ataque Extraterrestre”. En 1997 y 1999, siendo alumno del ilustrador Alberto Salinas, y cursando la Facultad de Bellas Artes, volvió a publicar otras obras en formato cómic, con alcance nacional. También publicó numerosos “fanzines” durante varios años, hasta que decidió incursionar en las artes audiovisuales, diseñando Storyboards para publicidades internacionales y largometrajes como “Al fin... el mar” (2003). Más adelante empezó a actuar, escribir y realizar sus propios largometrajes independientes, como Las Piezas del Mal (2011) y Horda Salvaje (2013). Stanco es su primera obra narrativa en el género policial.

Alejandro Stanco es un abnegado policía argentino, que forma parte de una brigada antinarcóticos. Luego de un malogrado procedimiento, donde da muerte a un narcotraficante aliado a la mafia latina, sufre el secuestro de su novia Irina, una joven inocente, quien es conducida secretamente a una villa.
Pronto Stanco se ve envuelto en una serie de acusaciones por parte de los deudos del traficante de drogas,  que causan su  baja del servicio activo, dejándolo sumido en una profunda depresión.  Sin el apoyo de la Justicia, calumniado por civiles y desconociendo el paradero de su prometida, el ex policía logra descubrir donde se hallan tanto ella, como sus captores autoproclamados “La banda de Los Mestizos”.
Armado hasta los dientes, y lidiando con sus propios demonios internos, Stanco decide incursionar en la villa con dos objetivos: rescatar a Irina sana y salva, y eliminar a todos los enemigos... sin ninguna clase de remordimiento.

https://www.flickr.com/photos/johnymalone/14859641371/

MI COMENTARIO:
La novela cuenta la búsqueda que hace el policía Alejandro Stanco de su novia Irina, secuestrada por una banda de narcos que tiene su base en la villa “La Entradita” de la Capital Federal argentina. Luego de un trabajo de inteligencia hecho por cuenta propia, logra identificar a los principales integrantes de la banda “Los Mestizos” y localizar a la chica. Pero dentro de la villa se desatará el infierno: explosiones y muertes por doquier terminarán envolviendo a la aventura casi suicida de Stanco.
Se puede decir que en “Stanco” se cruzan dos tradiciones narrativas: la novela de bolsillo europea y las historias de venganza norteamericanas de los años 70 y 80 del siglo pasado. La relación con la novela de bolsillo tiene que ver con la corta extensión de esta obra, que impone condensar lo que se cuenta y manejar pocos elementos que puedan ser fácilmente evaluados por el lector. En “Stanco” hay 5 o 6 personajes que mueven la historia, que alternativamente van ocupando los capítulos, con expresiones secas de las situaciones que viven. Como en casi todas las novelas de venganza, el autor se pone del lado de protagonista, de sus opiniones y convicciones, todas duras y de una sola pieza. También de sus prejuicios: Stanco considera que el gran mal a vencer es el tráfico de drogas en el ámbito urbano, organizado y sostenido por bandas peligrosas integradas por extranjeros curtidos en esa práctica, y bancadas por parte de las autoridades políticas y policiales. Habla de una sociedad incapaz de enfrentar con éxito este flagelo. Son importantes los “inserts” que hace el autor, agregando entrevistas televisivas con las reacciones de distintos tipos de personas frente a los hechos de violencia que rodean al secuestro. Tampoco se elude la personalidad conflictiva del policía, consumidor él mismo de drogas y con tendencias psicóticas. Si la novela tiene un mensaje, es que acabar con el narcotráfico es tan difícil que necesita de medidas drásticas, incluso si implican atacar a las villas como entes separados y enemigos de la sociedad.

“Stanco” es un alegato breve de lo políticamente incorrecto, de juntar placer y profesionalidad para acabar con lo que se considera una calamidad social. Por encima de la averiguación de las motivaciones y la comprensión de las conductas, impone la acción misma para mover a la Historia hacia el lado del bien y la justicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario